Madox Viajes

Viajes exclusivos a medida por todos los Continentes.

    Por favor, prueba que eres un humano seleccionando el avión.

    Parte superior
    Alt de imagen

    Madox Viajes

    viajes san francisco 6 viajes a medida y viajes de novios

    Consejos para tu estancia en San Francisco

    Si te has decidido a hacer una ruta por la Costa Oeste, San Francisco estará seguro entre tus paradas obligatorias. Dado que normalmente se dispone de poco tiempo para visitar la ciudad, os dejamos algunos de nuestros consejos para que vuestra estancia en San Francisco sea lo más aprovechada y lo mejor posible:

    1. Olvídate del coche de alquiler

    Cuando San Francisco es el principio o el final de tu ruta por EEUU, recomendamos sin duda prescindir del coche de alquiler durante los días que estéis alojados en esta ciudad. En primer lugar, es una ciudad donde es relativamente fácil moverse a pie (sin hacer mención a sus cuestas) y con unas distancias entre los principales puntos de interés bastante salvables a pie o en transporte público.

    Reserva las visitas que queden más alejadas del centro para el día de salida, cuando recojáis vuestro vehículo, o el de llegada a la ciudad, antes de devolver el coche de alquiler.

    Como por ejemplo la visita al mirado de Twin Peaks o cruzar al otro lado del Golden Gate. ¡Aprovecha también para conducir tú mismo por Lombard Street, será toda una anécdota en tu viaje!

    Moverte en coche por el centro supondrá un verdadero dolor de cabeza, ya que dependerás del tiempo máximo permitido por los parquímetros cuando lo aparques en la calle (con suerte), o tendrás que asumir el coste elevado de un garaje privado o municipal.

    Por otro lado, no es difícil acabar llevándote una multa de recuerdo, ya que hay que conocer bien la normativa antes de atreverse a dejar el coche aparcado. Por ejemplo, aparcar en sentido contrario al de la dirección de la acera en la que dejas el coche es motivo de infracción, o según el color marcado en la acera, el tiempo máximo permitido puede ser desde 5 minutos (color blanco), 10 -30 minutos (cuando la acera es de color verde) o según el pago por parquímetro y su máximo permitido (color gris).

    Si tu alternativa es dejar el coche en el parking del hotel durante toda la estancia y olvidarte de él, ten en cuenta que la media del coste diario de parking en los hoteles de San Francisco es de 70$ más tasas por noche, sin tener en cuenta lo que pagarás en concepto de “resort fee”, tasa que cada vez cobran más hoteles de la ciudad. En conclusión, la factura a pagar a la salida del hotel puede superar con creces la de la propia estancia que ya has pagado por adelantado.

    Si San Francisco es una parada a media ruta durante tu viaje por EEUU y no quieres pasar dos veces por la oficina de alquiler de coches, lo mejor será optar entonces por un hotel con parking gratis (o casi) para dejar el coche durante vuestra estancia. Seguro que tu asesor de viajes puede recomendarte algunos de estos hoteles.

    1. Peaje del Golden Gate

    Una de esas experiencias que uno espera realizar en su roadtrip por Costa Oeste es cruzar el puente colgante más famoso del mundo. Con 1200m de longitud, es símbolo inconfundible de la ciudad. No obstante, advertimos que son muchos los turistas que regresan con la decepción de encontrase un Golden Gate totalmente cubierto de niebla que poco deja ver ya que este fenómeno es muy habitual en la bahía de San Francisco durante todo el año.

    Lo primero que debes saber, es que, si vas a cruzar el Golden Gate con vuestro coche de alquiler, vas a tener que pagar el coste de un peaje. Este peaje se paga solo en uno de los sentidos del puente, cuando entras a la ciudad. Si cruzas el puente únicamente para salir, estás libre de pagar cualquier tasa.

    Lo segundo importante, es saber que el pago no se hace de forma física durante el trayecto. No esperes unas garitas con barrera por las que cruzar para hacer el pago. El pago del peaje se hace mediante la lectura de la matrícula del vehículo.

    Entonces, yo como viajero, ¿qué tengo que hacer para pagar este peaje? Pues bien, hay dos maneras de que este peaje quede liquidado:

    Por un lado, debes saber si en el momento que recoges tu coche de alquiler, te han incluido el servicio de pago de peajes automático. Esto se realiza mediante un dispositivo integrado en el coche que puede llamarse Platepass, Tollpass, e-Toll… con este servicio quedarán pagados todos los peajes que puedas encontrarte durante tu viaje por carretera. ¿Cuál es el problema? Que este servicio te cobrará una tasa por día que tengas el coche alquilado, independientemente de si en tu viaje vas a pasar por uno, dos o veinte peajes… Si hablamos de un alquiler de 10 días a 20$ por día, acabarás pagando 200$ lo cual es muy poco rentable.

    Nuestro consejo, aunque siempre habrá que valorar la ruta de vuestro viaje, es que no aceptéis este servicio opcional cuando recojáis el coche de alquiler en vuestro viaje por Costa Oeste.

    En tal caso, y en lo que refiere al peaje del Golden Gate, pagarlo será tan fácil como acceder a la página web de Fast Track antes o después de cruzar el puente. Puedes hacerlo con hasta 30 días de antelación (si sabes la matrícula y día que cruzarás) o hasta 48h después de haber cruzado. En este caso, pagarás únicamente los 8$ aproximadamente que cuesta el peaje y te llegará un correo de confirmación que podrá servirte como justificante de cara a posibles problemas con la compañía de alquiler del vehículo.

    La última opción y la más despreocupada será esperar que la compañía de alquiler te cobre el coste del peaje más el recargo correspondiente, gasto de gestión, tasas… lo cual puede suponer entre 20$ y 30$ que no será un despropósito, pero son fácilmente evitables si hacemos nosotros mismos la gestión.

    1. Moverse en tranvía

    Ya sea por el simple hecho de disfrutar de la experiencia, o por ahorrarte el subir las cuestas de la ciudad, coger uno de los históricos tranvías de San Francisco será algo que hagas sí o sí durante tu estancia en la ciudad.

    Los primeros tranvías eléctricos de la ciudad se construyeron en 1873 y aunque estuvieron a punto de desaparecer, consiguieron que en 1964 fueran declarado Patrimonio Histórico Nacional.

    Los recorridos de los Cable Car históricos son tres: Power-Hyde, Powell-Mason y California Street.

    Los recorridos de Power-Hyde y Powell-Mason comienzan en Fisherman’s Wharf y atraviesan el centro de San Francisco.

    Un de las mayores atracciones es observar cómo se realiza el cambio de dirección de manera manual al final de cada recorrido, donde un operario gira sobre una plataforma de madera el vagón para poder iniciar la vuelta.

    Sin duda la parada más concluida es la de Union Square, pero debéis saber que podéis subir en cualquiera de las paradas que se reparten a lo largo de la ciudad.

    Cada viaje sencillo cuesta 8$ por adulto, pero nosotros os recomendamos sacar el pase turístico para visitantes de un día que cuesta 12$ al día por adulto. Puedes descargarte tu pase en una aplicación móvil y enseñar el código QR al conductor del tranvía cada vez que subáis a él. Si realizas un viaje de ida y vuelta, ya tienes más que amortizado el pase, y sabiendo que podrás utilizarlo de manera ilimitada, os aseguro que disfrutaréis subiendo y bajando en cada estación con libertad de pararte a fotografiar o callejear por toda la ciudad.

    1. Reserva con antelación la entrada a Alcatraz

    No caigas en el error de llegar a San Francisco sin tu entrada a Alcatraz. No podrás perdonarte haber pasado por San Francisco sin visitar “La Roca”. Alcatraz ha sido hasta 1963 prisión de alta seguridad de los Estados Unidos, famosa por los célebres presos que cumplieron allí condena como Al Capone, George Kelly, Robert Straud, Frank Morris o los hermanos Anglin, ha sido también protagonista de una de las fugas carcelarias más famosas y cuyo testimonio puede escucharse en la audioguía que te acompañará en la visita de la prisión.

    Considerado hoy en día Parque Nacional (la isla), la visita es explotada por la empresa privada Alcatraz Cruises y la única manera de realizar la visita será comprando tu entrada a través de su web oficial. La venta de entradas suele estar disponible con unos tres meses de antelación y en fechas de temporada alta puede agotarse con rapidez.

    Ten en cuenta que debes estar al menos con 30 minutos de antelación en el punto de salida de los ferries, el Pier 33, para abordar el ferry dentro de la fecha y hora reservada. Una vez en la isla, la visita es libre siguiendo los pasos de la audioguía, y puede llevarte de 2 a 3 horas. El regreso a la ciudad podrás hacerlo en cualquier de los ferries que salgan de retorno cada media hora.

    Aprovechando el jetlag y el madrugón involuntario que sufrirás durante tu estancia, aprovecha para reservar una de las primeras salidas del día. Ten en cuenta que hay salidas cada 30 minutos, y los visitantes no tienen por qué regresarse en el mismo orden que llegan por lo que habrá momentos en los que haya demasiada gente haciendo la visita a la vez.

    Aprovecha a tu regreso al muelle para dar un paseo por Fisherman’s Wharf y prueba el famoso clam chowder del restaurante Boudin, una crema de almejas caliente servida en un pan con forma de cuenco.

    1. Evita barrios “desagradables”

    Dicen que San Francisco es la capital de los vagabundos y los locos, y lo cierto es que no se equivocan con esta afirmación.

    Para entender bien la situación, hay reflexionar sobre la falta de atención médica universal en EEUU donde de sobre es conocido el alto coste de la sanidad. Que necesites un seguro médico privado para atender tus problemas de salud, significa que también necesitarás pagar si sufres alguna enfermedad mental que requiera tratamiento. Las personas con enfermedades mentales suelen tener problemas para encontrar un trabajo si no están bajo tratamiento, y sin trabajo, no tienen opción de costearse un seguro médico. Este hace que estas personas queden fuera de la sociedad abocadas muchas veces a vivir en la calle por falta de recursos.

    Por otro lado, en California, al tener un clima bastante bueno todo el año, es “fácilmente” posible vivir en la calle por lo que es más fácil ver vagabundos y personas sin hogar merodeando el centro de las ciudades que en otros lugares de EEUU.

    Esto no lo convierte para nada en una ciudad poco segura, pero ante lo incómodo que puede ser encontrarse ciertas situaciones, es mejor tener claro donde alojarse en San Francisco para que el regreso a tu hotel por las noches no suponga un mal trago.

    El barrio de The Tenderloin y los aledaños al Civic Center son los lugares donde más concentración de “homeless” encontraréis. Esto está realmente cerca del centro neurálgico de la ciudad, Union Square, y a veces solo una calle marca la diferencia, por lo que es mejor dejarse aconsejar por vuestro asesor de viajes para saber que zona es la mejor para elegir vuestro alojamiento en San Francisco.

    You don't have permission to register