Madox Viajes

Viajes exclusivos a medida por todos los Continentes.

    Por favor, prueba que eres un humano seleccionando el avión.

    Parte superior
    Alt de imagen

    Madox Viajes

    Viajes a medida Edimburgo

    10 curiosidades para tu viaje a Edimburgo

    Escocia es una de las regiones constituyentes de Reino Unido, junto con Gales, Inglaterra e Irlanda del Norte. Es una región preciosa para explorar por libre; alquilar un coche y recorrer sus carreteras serpenteantes y sus paisajes de película.

    La capital escocesa es Edimburgo, una ciudad pequeña, verdaderamente bonita, con mucho encanto y que invita a perderse por sus calles. Tomarte un té en The Elephant House, perderte por Dean Ville o alucinar con el cementerio de Greyfriars son algunas de las cosas que se pueden hacer en Edimburgo. Pero aquí no os voy a contar cosas que ver o hacer en esta bonita ciudad, sino que voy a contar curiosidades que seguramente no sabréis sobre la capital escocesa y que, seguro, os sorprenderá.

     

    1. Picnics en los cementerios.

    Edimburgo es conocida por sus cementerios: Dean Cementery, Warriston Cementery, Greyfriars Cementery, etc., a cada cual más bonito. Si visitáis la ciudad, es imprescindible ir a ver algunos de ellos. Pero lo curioso es que los edimburgueses utilizan los cementerios como si fueran parques. Es decir, en verano, cuando hace buen tiempo, los locales van a hacer picnics y a jugar con los niños a los cementerios de la ciudad, es un lugar de reunión como si de un parque se tratase. Incluso los jóvenes aprovechan para hacer reuniones nocturnas una vez el sol se pone.  

    Además, si os fijáis, algo también curioso es que las puertas de los cementerios nunca están cerradas. Eso se debe a la creencia de que, si las dejan abiertas, los espíritus podrán salir y pasear tranquilamente por la ciudad. ¡Hay que tener en cuenta a todo el mundo!

    1. El baño de “The Elephant House”

    Otra de las cosas que abundan en Edimburgo son las cafeterías. Concretamente The Elephant House es una de las más conocidas, no porque sea más bonita que el resto ni porque tenga ninguna particularidad, sino porque fue allí donde J.K. Rowling comenzó a escribir sus libros de Harry Potter.

    Es bonito sentarse con un café caliente al lado de una ventana al final de la cafetería y contemplar el cementerio  Greyfriar con el que se inspiro la autora de la saga más famosa del mundo. Lo que mucha gente desconoce es que la visita al baño puede ser más curiosa de lo normal ya que todas las paredes y objetos están repletos de frases, palabras y símbolos escritos por los fans de Harry Potter. Todo un entretenimiento.

    1. Iglesias que no son lo que parecen.

    Las iglesias también son un “must” para todos aquellos que visitéis Edimburgo, pero no todas son lo que parecen. Algunas iglesias de la ciudad, por razones que desconozco, ha dejado de tener la función de iglesia y han pasado a ser lugares como mercadillos, cafeterías o pubs. Algo muy curioso de ver.

    Algunos de los ejemplos son, el mercadillo tradicional escocés “Royal Mile Market” situado dentro de la histórica iglesia de Tron o el Pub Frankenstein, un pub de estilo terrorífico situado en una antigua iglesia del siglo XIX. Lo bonito de esto es perderse por la ciudad y entrar en sus iglesias para descubrir si siguen siendo una iglesia o si se ha transformado en otro lugar de eventos.

    1. ¿Escupir? ¿Dónde?

    Escupir es algo que no solemos hacer, por lo menos no es algo agradable de ver. Imagino que en la mayoría de las ciudades del mundo no está permitido escupir y Edimburgo no es la excepción. Ahora bien, en la Royal Mile, una de las calles principales de la ciudad, podréis ver un corazón en el suelo hecho con adoquines, el Corazón MIdlothaian. Puede parecer una decoración más del suelo de la ciudad, pero la verdad es que justo dentro de ese corazón está permitido escupir y sí, veréis a gente haciéndolo. Pero cuidado no os salgáis de las líneas, que os multarán.

    Hay discrepancias sobre el porqué de la tradición de escupir allí, pero lo que sí se sabe es que el corazón está justo en el sitio donde antiguamente se encontraba la cárcel de Edimburgo, que fue derruida en 1817. Justo en ese lugar era donde se ejecutaba a los condenados de la prisión.

    1. Agujeros en las orejas de los ladrones

    Sin irnos muy lejos, en la misma Royal Mile, justo al lado del Corazón de Midlothian se encuentra el Mercat Cross. Aquí antiguamente era donde estaba el mercado de la ciudad y donde se reunían los comerciantes para ofrecer sus productos. Actualmente es el punto de encuentro de los free tours.

    Al ser un lugar muy céntrico se utilizaba para realizar anuncios oficiales e importantes, así como para castigar delincuentes. Las noticias se anunciaban en ese lugar tres días después de que ocurrieran ya que, si la noticia venía de lejos, era difícil que el mismo día llegara a la ciudad.

    En cuanto a los delincuentes, más concretamente a los ladrones, cuando cogían a alguien robando se les colgaba de la oreja en ese lugar durante un día. Si aguantaban un día entero, podían irse sin más castigo. Pero muchos no aguantaban y preferían desgarrarse la oreja, de ese modo todo el mundo sabía que quien tenía la oreja desgarrada era un ladrón y que, además, no habías podido aguantar su castigo.

    1. Cartera de piel humana

    Pues sí, tal y como lo leéis. En una de las tiendas de Victoria Street tienen expuesta en una vitrina una cartera forrada con piel humana, más concretamente con piel de William Burke, un inmigrante irlandés que, junto con su compañero Hare, mató a unas 17 personas para vender sus cuerpos a la universidad. La cartera está hecha con piel de la mano derecha de Burke, que murió ahorcado en 1829, o eso cuentan.

    1. Solo los ingleses pagan las universidades.

    La rivalidad que hay entre escoceses e ingleses es bastante conocida en el mundo entero pero lo que yo no sabía y me parece bastante curioso es que, en Escocia, las universidades públicas son gratuitas para todos los ciudadanos europeos, así como para los escoceses, pero los ingleses (Inglaterra) tienen que pagar todas las tasas pertinentes. Es decir, son las únicas personas que tienen que pagar para estudiar en las universidades escocesas.

    1. La tumba de Tom Ridell.

    Si sois fans de Harry Potter este nombre os sonará. Y si no os suena de nada no os preocupéis: Tom Ridell era el nombre humano que tenía Lord Voldemort antes de convertirse en Voldemort, el mago tenebroso más poderoso de la saga Harry Potter.

    Como ya sabréis, J.K. Rowling escribió alguno de sus libros en Edimburgo y se inspiró en esta ciudad para crear el mundo mágico de Harry Potter. Uno de los lugares en los que se inspiró fue el Cementerio de Greyfriars. Lo curioso es que J.K. Rowling cogió el nombre de algunas de las personas que se encuentran enterradas en ese cementerio para dárselo a alguno de los personajes de los libros. Entre ellos la Profesora McGonagall o el mismo Voldemort. Por eso es posible visitar la tumba de Thomas Ridell en el cementerio de Greyfriars.

    1. Dean Village

    Si queréis pasear a orillas de un rio, rodeado de casitas de cuento como si estuvierais en un pequeño pueblo de la escocia profunda, creedme si os digo que no tenéis que coger ningún autobús, tren o coche para hacerlo. En la misma ciudad de Edimburgo existe un pequeño barrio llamado Dean Village donde podéis desconectar de los coches y el ajetreo de la ciudad.

    1. Para aprobar los exámenes, frota el dedo gordo de David Hume.

    También en la Royal Mile, pasada la Catedral de Edimburgo, hay una estatua de David Hume. Lo curioso de esta estatua es que su dedo gordo del pie está reluciente. Esto es debido a que, según cuentan, todo aquel que frote el dedo gordo del pie del filósofo escocés tendrá buena suerte en los exámenes y atraerá la fortuna.

     

    You don't have permission to register